La Universidad Wal-Mart

por Gary North

DE FRENTE A LA REALIDAD Número 776 – Primero de agosto de 2008

…  …  No más aeeh aeh aeeh aeh oah !

          Obtuve mi doctorado en 1972. Lo que voy a describir a continuación es académicamente factible. Sin duda también es económicamente viable.

          Wal-Mart debe iniciar un College. Al igual que ocurre con casi todos los colleges, sería llamado una Universidad. ¿Por qué? Debido a un mayor valor percibido por los consumidores.

          ¿Por qué debería Wal-Mart molestarse? Existe una buena razón. Los gastos totales en educación superior en los Estados Unidos están en el rango de un tercio de billón (333 billones americanos) de dólares al año. Se trata de una gran cantidad de dinero. Wal-Mart no es una empresa que deje a la deriva una buena oportunidad de obtener beneficios.

          Difícilmente se podría encontrar un sector empresarial, con este nivel de ingresos, que sea tan ineficiente como la educación superior. Si Wal-Mart entra en el campo, esto cambiará.

          Wal-Mart podría ofrecer una matrícula mucho más baja que cualquier otra universidad privada, e inferior que el 80% de las universidades financiadas con impuestos. Todo lo que tiene que hacer es ofrecer lo que ya está disponible, pero que casi nadie conoce.

          ¿Qué tal el gasto de alojamiento y comida? Sea cual sea el costo que tienen ahora, los padres lo podrán extender por cuatro años más. O tres. O quizás sólo dos.

 

YA EXISTE

          Es posible ganar un título de licenciado de un puñado de universidades acreditadas para la enseñanza a distancia, por una suma cercana a $15.000 en total. Se puede hacer desde la casa, sin retirarse del trabajo. Ver mi página web.

…  …  … http://www.LowestCostColleges.com

          Un estudiante puede pasar la totalidad de los cursos a través de exámenes, con o sin Internet, con o sin DVD, o cintas de vídeo, u otras herramientas tecnológicas. Si es muy brillante, puede obtener su licenciatura en dos años. Sé de un estudiante que obtuvo su licenciatura en una universidad acreditada, la Edison State University, la cual se encuentra en Nueva Jersey, en menos de seis meses por $5.000. Eso fue hace unos ocho años. Tal vez hoy cueste $6.000.

          Esto se puede hacer, y no hay ninguna razón económica que lo impida. Sólo se necesita un sistema de mercadeo para entregar el producto a un gran número de estudiantes de edad universitaria.

          ¿Podría Wal-Mart hacer esto? Formular la pregunta es responderla. ¿Hay alguna empresa más conocedora de computadoras? ¿Mejor dotada para la comercialización? ¿En mejores condiciones para vender algo a alguien?

          Internet permitiría a cualquier colegio o universidad proporcionar una educación de alta calidad a estudiantes ubicados en cualquier lugar del mundo. Los exámenes pueden ser administrados a nivel local de la misma manera que los exámenes de ingreso a las universidades son administrados a nivel local.

          Los estudiantes no sólo son capaces de leer rápido. Pueden hacerlo en cualquier lugar. No necesitan un campus. La mayor parte de su tiempo académico lo gastan leyendo o sentados en una sala de conferencias. ¿Por qué no viendo un Vídeo de YouTube?

          Pueden comprar libros de texto PDF en línea por $30 (y no $150 que cuestan los de tapa dura) e imprimirlo por (digamos) $10. De los cuales $30 son utilidades para la Imprenta de la Universidad Wal-Mart.

          No necesitan tener acceso a una enorme biblioteca universitaria. Pueden escribir sus trabajos periódicos en la biblioteca local de la ciudad, así como también los podrían escribir en un campus distante.

          Si alguna vez necesitan hacer un trabajo de investigación en una biblioteca universitaria, que es bastante poco probable en la educación universitaria, pueden tomar un coche, conducir unas pocas millas y utilizar una biblioteca universitaria existente. Cualquier persona puede entrar a cualquier biblioteca universitaria en los Estados Unidos y utilizar cualquier material en forma gratuita. Nadie pregunta si el estudiante está registrado a nivel local.

          Se pueden descargar conferencias en MP3 de la página web de la Universidad Wal-Mart. Podrán también “subir” sus trabajos periódicos de la misma manera.

          ¿Pueden hacer trampa los estudiantes? Sólo una vez. La Universidad Wal-Mart puede arrendar software para descubrir el plagio e identificar documentos copiados de otros autores. O podría crear un centro de distribución que compre trabajos semestrales a vendedores en línea, los coloca en su computadora, y permite a los miembros del profesorado el uso de un servicio interno de lucha contra el plagio. (Podría incluso ofrecer este servicio a otras universidades.)

UN MODELO MULTI-BILLIONARIO (EN DÓLARES)

          La Universidad de Phoenix tiene ahora aproximadamente 300,000 estudiantes. Estos estudiantes se encuentran regados por todo el mundo. Es un programa educativo totalmente acreditado. Genera miles de millones de dólares al año en matrículas.

          No hay ninguna razón por la cual cualquier colegio o universidad acreditada no pueda crear un programa comparable al de la Universidad de Phoenix. Todo lo que se necesita es visión (ciertamente escasa), algo de capital para la puesta en marcha, y voluntad de pasar de aula universitaria a educación en línea. Se trata de una cuestión de tecnología; no de falta de demanda.

          Wal-Mart tiene puntos de venta donde una persona se puede registrar para las clases. Dispone de sitios para la venta de libros de texto y otros materiales publicados de forma independiente. Tiene la capacidad tecnológica para la entrega de educación en línea en cualquier lugar en el mundo.

          La Universidad Wal-Mart no tendría un campus, nada más de los campus que tienen Edison State University (Nueva Jersey) o Excelsior University (Nueva York). Sólo existirían digitalmente. La universidad no tendría ningún gasto de mantenimiento de campus. No tendría que mantener una multimillonaria biblioteca porque no habría biblioteca.

          Los trabajos de los cursos en el primer y segundo años (divisiones inferiores) puede ser calificados a máquina en la mayoría de los casos, ya que exámenes de tipo cierto/falso se califican de esta manera en la mayoría de las universidades e institutos de tecnológicos locales. Los documentos digitales periódicos podría ser revisados y calificados por estudiantes de posgrado matriculados en las universidades de todo el país, al igual que se califican este tipo de documentos en las divisiones inferiores de todas las grandes universidades. (Por cierto, son muy pocas las divisiones menores de estos días que requieren la presentación de documentos periódicos – triste, pero cierto.) Se pueden pagar $5 por documento bimestral. Un documento de éstos requiere como máximo 15 minutos para calificarlo.

          Nada tiene que cambiar académicamente en los cursos de las divisiones inferiores. Las únicas diferencias son las siguientes: (1) todo se manejaría en línea; (2) sería bastante más barato para los estudiantes.

          Esto va a suceder. Que sea Wal-Mart quien vaya a hacerlo, o FedEx, o Target, o UPS, o alguna otra corporación multinacional grande, es cuestión que resolverá el mercado libre. No cabe duda que así será.

          Las empresas no van a dejar a la Universidad de Phoenix absorber un par de miles de millones de dólares al año por concepto de pagos de matrícula, sin involucrarse ellas mismas. ¿Por qué dejar a la Universidad de Phoenix descremar un negocio con este volumen de ingresos?

          Las universidades son fábricas de producción masiva a nivel de las divisiones inferiores. Agrupan rebaños de estudiantes en auditorios de 500 o mil asientos. Hay un docente de tiempo parcial, un Profesor senior, dictando su conferencia con un micrófono, muy lejos de la fila superior de estudiantes. Los Profesores asistentes y los auxiliares, que se pagan prácticamente con nada, calificarán los trabajos y documentos. Ningún estudiante logrará hablar con el Profesor senior, que de hecho podrá ser un Profesor junior.

          ¿A quien están tomando del pelo las universidades? (Respuesta: a los padres) Algunos de las mejores universidades privadas generan $1,000 por estudiante por cada una de estas mega-clases, o sea un millón de dólares en ingresos brutos. ¿Qué les cuesta dictar esta clase? Un auditorio compartido con otras ocho clases, que puede costar 100.000 dólares en salarios por clase. ¿Por qué debe Wal-Mart o cualquier otra empresa dejar a universidades de la Ivy League que aprovechen este tipo de negocios que tienen ingresos brutos enormes por clases producidas masivamente y dictadas por profesores asistentes de tiempo parcial?

 

EL MERCADO

          Aproximadamente 15 millones de estadounidenses asistirán a la universidad este año. Cerca de 14 millones de ellos podrían obtener perfectamente una buena educación en línea, en una universidad patrocinada por una Corporación grande.

          Tal empresa podría reducir los pagos de matrícula a la mayoría de las universidades estatales hasta en un 50%. En una década, al menos la mitad de los estudiantes de Estados Unidos podrían quedarse en casa, trabajando tiempo parcial, y graduarse con título de Licenciado en casi cualquiera de las ciencias sociales o humanidades, y sin pagar más de $30,000 por tal privilegio, ahorrándose decenas de miles de dólares en habitación, alimentación, y transporte.

          Por supuesto, los jóvenes no querrán esto. Quieren sí que sus padres saquen del bolsillo $50,000 dólares o más, para que los envíen a la universidad durante un período de cuatro años … ¡de fiesta!. Quieren divertirse y hacer deporte a expensas de sus padres. Aeeeeh eaaah aeh aeh oah! cantan los jóvenes. Los padres mamola! A los padres los manipulan por sus culpas y otros padres los presionan para que estén de acuerdo con toda esta tontería.

          Me refiero a conseguir una buena educación a un precio razonable. El actual sistema universitario no está entregando la mercancía. Se necesita una empresa, que esté a la caza de negocios lucrativos, que establezca un programa que entregue la mercancía. Acto seguido aparecerán las empresas rivales. Entonces tendremos competencia de precios en la educación universitaria.

          Soy demasiado controversial para que Wal-Mart me contrate como Profesor, pero tal vez podría manejarles la publicidad. Este sería un golazo.

          Una educación universitaria plenamente acreditada por el precio de un … ¡Honda Civic!

          ¿Universidad? No gaste $50.000 dólares en tres años, para que luego su hijo …  ¡la abandone!

          ¿Universidad? Pagar por la educación de su hijo, por cuatro años de … ¡fiesta!

          La Universidad Wal-Mart: Le ahorrará dinero. Aprenderá más.

 

EL PROFESORADO

          En caso de una educación universitaria básica, y especialmente en las divisiones inferiores, Wal-Mart podría producir un programa educativo de primera clase en un año.

          Podría reunir un profesorado que sea el mejor del mundo. Los profesores de cualquier universidad tienen sus veranos libres. Un miembro del cuerpo docente, en cualquier campo de la educación, puede producir su curso online durante las vacaciones de verano. Puede luego vender su curso a Wal-Mart en base a un contrato. Puede conseguir que le paguen una regalía por cada nuevo de libro de trabajo que escriba. Veamos: un 10% de regalías. El libro es digital. Se vende por $10. (Barato!) En caso de contar con una inscripción de 100.000 estudiantes, el cálculo arroja $100,000 al año para el profesor, y $900,000 para Wal-Mart.

          También se pagará una pequeña cantidad de dinero para cada estudiante matriculado en su curso. A 3 dólares por estudiante, esto es $300.000 adicionales al año. El Profesor será un millonario en unos dos o tres años, porque no hay duda de que Wal-Mart podrá tener un millón de estudiantes en los siguientes tres años.

          Quien cree que un Profesor bien conocido, no pondría su nombre en un libro de texto universitario por $100,000 al año, no entiende de profesores. Quien piense que no se pondrá delante de una cámara, para entregar las mismas conferencias que ha emitido durante diez o veinte años, al ritmo de 300,000 dólares al año, no entiende de profesores.

          Wal-Mart podría contratar a los más famosos profesores del mundo, en todos los campos, en los próximos tres meses. Pagar una pequeña suma de dinero como anticipo y acordar unas buenas regalías. Las Universidades no tendrían tiempo para reaccionar. Sería demasiado tarde para agregar una cláusula de no-competencia a los contratos. Incluso si lo hacen, Wal-Mart podría contratar profesores mundialmente famosos pero jubilados. ¿Qué podrían hacer al respecto Harvard, Princeton, Yale, Chicago o Stanford? Nada.

          Wal-Mart tiene montones de dinero para invertir. Puede inscribir lo mejor del talento académico en el mundo. Puede crear un programa de grados a nivel universitario de tan alta calidad que cualquier agencia de acreditación que quisiera resistirse a la concesión de la acreditación parecería un cártel de dinosaurios, con intereses propios, protectores del status quo, con mentalidad de cofrades, que aún viven en los años 1950. En otras palabras, se verían como lo que realmente son. Estos dinosaurios no quieren exposición. . . o un juicio acusándolos de obstrucción al mercado a través de acuerdos de cártel. Me puedo imaginar a esta gente en el estrado de los testigos. C-Span tendría su día de campo.

          Las universidades acreditadas han implementado desde hace mucho tiempo una línea de ensamblaje en educación para las divisiones inferiores. El hecho de que un estudiante reciba una conferencia en la pantalla de un ordenador en lugar de oírla de un hombre con un micrófono en una sala de conferencias con un millar de asientos, no es importante intelectualmente hablando. La diferencia es que se logre que el estudiante educado en la pantalla de su ordenador no pague 500 dólares por semestre por crédito, o $1500 por clase (quizás hasta dos veces más). Pagará 100 dólares por crédito en las divisiones inferiores y tal vez $200 en las divisiones superiores.

 

ACREDITACIÓN

          La principal barrera para la entrada en este campo es la acreditación. Los burócratas universitarios titulares que controlan la acreditación a una nueva universidad resisten cualquier sugerencia de que la educación puede y debe ser entregada en línea con matrículas a precios competitivos. Dicen: ‘Si la montaña no puede ir a Mahoma, Mahoma debe ir a la montaña’. Pero, en la era digital, la montaña puede ir a Mahoma. A millones de Mahomas.

          ¿Y si la Universidad Wal-Mart no pudiera obtener la acreditación en un uno o dos años? ¿Entonces qué? Wal-Mart tiene acceso a universidades acreditadas en todo Estados Unidos, e inclusive a 30 millas de distancia por carretera, que estarían felices de recibir una subvención de 5 millones de dólares para establecer un programa de aprendizaje a distancia. Estas escuelas ya están acreditadas. El programa de aprendizaje a distancia patrocinado por Wal-Mart sería un complemento al programa existente.

          A una agencia de acreditación le resultaría difícil negar, a una universidad acreditada ya existente, el derecho a establecer un programa de aprendizaje a distancia. El hecho de que Wal-Mart que pasaría a obtener el 80% de la los ingresos no es importante, oficialmente. ‘Aquí somos académicos. Mil millones de dólares en matrículas no tienen nada que ver con la acreditación.’ (Ja!) Wal-Mart podría servir como centro de intercambio de información a diferentes universidades, en diferentes especialidades, si todas conducen al mismo fin: un título acreditado de Licenciado.

          Dentro de los dos años, la Universidad Wal-Mart pondrá un centenar de universidades acreditadas al borde de la quiebra. A renglón seguido, otras empresas pueden hacer lo que hizo Wal-Mart. Pueden crear un programa de enseñanza a distancia. Estas universidades correrán desesperadas a aceptar cualquier propuesta de negocios. Su supervivencia dependerá de ello.

          Dentro de los 10 años, los sueldos de los Profesores en las universidades estarán donde están hoy otros salarios de la clase media. No más profesores de tiempo completo. No más de seis horas por semana de enseñanza. Los días de vino y rosas llegarán a su fin.

 

LA CONTRATACIÓN DE FUTUROS EMPLEADOS

          Wal-Mart podría crear un curso de especialización en la división superior para estudiantes de negocios. Podría admitir sólo los mejores y más brillantes estudiantes que hayan pasado por la división inferior. Wal-Mart estaría en condiciones de contratar a estos estudiantes por tiempo parcial mientras toman sus cursos en la división superior. Al final del programa de grado universitario, Wal-Mart podría hacer ofertas de empleo a los mejores y más brillantes alumnos que hayan pasado por su programa.

          Wal-Mart tendrá acceso a un enorme volumen de estudiantes brillantes, enérgicos, y además ya probados. Podría elegir dentro de estos graduados a algunos para emplear en su propia organización. En efecto, estudiantes de todo el país, y de todo el mundo, pagarían a Wal-Mart por el privilegio de convertirse en candidatos a empleados de Wal-Mart.

          Obviamente, la mayoría de los estudiantes no lo harían. Pero para aquellos estudiantes que quieren una carrera en negocios, y que desean entrar en una organización familiar, qué mejor manera de hacerlo que a través de un título universitario obtenido en un programa patrocinado por Wal-Mart? ¿Qué mejor manera para Wal-Mart identificar a estos estudiantes, ponerlos a prueba con antelación, y luego hacer oferta a los mejores? Se trata de una situación beneficiosa para los estudiantes y para Wal-Mart.

          Si a Target no le gusta la competencia, puede iniciar su propia Universidad.

          El libre mercado es perfectamente capaz de proporcionar un programa educativo a nivel universitario a millones de estudiantes. No hay nada que la universidad promedio ofrezca al graduando promedio que una educación universitaria en línea no pueda ofrecerle a mitad de precio.

          Por supuesto, ciertos campos pueden no ser adecuados para este tipo de educación. La física nuclear es uno de ellos. Otra sería la química orgánica. Sin embargo, muy pocos estadounidenses escogen especializarse estos campos. La gran mayoría de los graduados universitarios se especializan en humanidades, no en ciencias naturales.

          La mayoría de los cursos de humanidades se pueden enseñar de este modo. La música puede ser una excepción. Así, la Universidad Wal-Mart no tiene qué ofrecer una una especialización en música. Pero la mayoría de los campos se adaptan bien a la enseñanza a distancia. Se puede aprender historia, ciencias políticas, sociología, psicología, filosofía, negocios, y la mayoría de las disciplinas actuales a través de la tecnología de Internet.

          Si hay algunos campos que no son adecuados, entonces venda sólo la división inferior de estos cursos a unos pocos estudiantes. Cada universidad requiere que todos los graduados tomen ciertos cursos. Estos son por lo general cursos de artes liberales. Así, la Universidad Wal-Mart puede ofrecer estos cursos. Estos cursos podrán ser transferidos a cualquier programa universitario acreditado de cuatro años.

 

NO MÁS SUBSIDIOS INVOLUNTARIOS POR PARTE DE LOS PADRES

          La gran amenaza para una universidad es que la mayoría de sus beneficios por estudiante proviene de cursos de la división inferior. Los estudiantes que pasan por los cursos requeridos en su primero y segundo años proporcionan la mayor parte de los fondos necesarios para la operación de una universidad típica. – Las divisiones superiores apenas cubren sus costos. Los cursos de Estudios de Posgrado siempre pierden dinero.

          Así, que los padres de los estudiantes de primero y segundo años subsidian a los padres de los estudiantes de los años tercero y cuarto. Pero especialmente subvencionan a los estudiantes de posgrado. Wal-Mart, al ofrecer cursos a precios competitivos para los estudiantes de primero y segundo años, se llevará la crema, dejará la leche a las divisiones superiores (3r y 4º años) y la leche descremada para los programas de posgrado. Esto entorpecería la financiación de la educación superior en América. Esto es exactamente lo que hay que hacer.

          Cualquier presidente de una universidad que no lo vea llegar es probable que se encuentre a sí mismo como ex presidente tres años después que la Universidad Wal-Mart comience y, desde luego, cinco años después que la Universidad Wal-Mart ha generado de la Universidad Target, la Universidad UPS, la Universidad FedEx. Las universidades privadas con menos más de 2000 estudiantes estarán luchando por sobrevivir dentro de una década siguiente a la creación de la Universidad Wal-Mart.

          Los presidentes de las universidades estatales estarán mendigando a las legislaturas estatales financiar sus operaciones con dinero de los contribuyentes, como lo hacen hoy también. La diferencia será que la Universidad Wal-Mart ofrecerá una educación igualmente buena por menos dinero de lo que ofrecen las universidades subvencionadas por el Estado. Esto lo hará mucho más difícil de vender a las legislaturas estatales. Lo único que las universidades del Estado serán capaces de decirle a los legisladores estatales es que voten por el equipo de fútbol o de baloncesto en el programa de deportes. Así sabrá el mundo cuál es el verdadero propósito de la educación superior.

          La Universidad Wal-Mart estará concediendo títulos educativos; las universidades estatales estarán concediendo títulos con el fin de contratar deportistas semi-profesionales, la mitad de los cuales no se gradúan, para entretener a los votantes. Los votantes merecen saber esto.

 

¿POR QUÉ NO INTENTAR LA LIBERTAD?

          ¿Por qué debemos creer que el libre mercado, que ofrece la mayor parte de bienes y servicios que consumimos, es de alguna manera incapaz de ofrecer educación superior a precios competitivos? ¿Por qué debemos creer a burócratas con intereses especiales que afirman que la educación superior es necesariamente una empresa sin ánimo de lucro y por lo general es una empresa financiada con impuestos?

          La Universidad Wal-Mart tendrá que entregar un producto de alta calidad desde el principio. Tendrá que ser visiblemente superior al producto entregado por cualquier universidad o colegio comunal en los Estados Unidos. Tendrá que ser mejor que el producto emitido por el 70% de las universidades privadas y el 80% de la universidades del Estado.

          No será mejor que la educación entregada por las mejores escuelas en el país, ya que no reclutarán estudiantes del más alto nivel. Pero sí es cierto en el 95% de todos los colegios y universidades. La diferencia es, el libre mercado, a través de su sistema de entrada y competencia abiertas, puede ofrecer lo que realmente quieren los compradores por su dinero.

          Los compradores de hoy se enfrentan a un sistema de prestación de servicios educativos que es un cartel. Lo único que se necesita para romper este cartel es que un almacén al detal grande entre al campo, que inscriba a un millón de estudiantes y que entregue un producto de alta calidad. En ese momento, el mito de la educación sin ánimo de lucro será cosa del pasado.

          Wal-Mart podría tener todo listo en tres años. En un programa de emergencia, probablemente lo podría tener en dos años. Todo lo que necesita es un colegio o una universidad que coopere, que esté acreditada y que quiera recibir 50 millones, o diez millones, de dólares. Me atrevo a decir que hay varias que quisieran hacerlo.

          Wal-Mart no necesita adherir su nombre a la universidad. Puede simplemente poner disponible el servicio y aprestarse a recibir unos buenos honorarios por la comercialización.

          Algunos grandes almacenes al detal van a hacer esto. Puede ser que no sea Wal-Mart. No importa quien lanza el programa. Lo que importa es que va a romper el monopolio del cartel educativo. Generará tanto dinero, inscribirá tantos estudiantes, y entregará un producto tan competitivo a un precio tan económico, que el cártel tendrá que responder para poder sobrevivir. Al momento que los colegios comiencen a responder al mercado libre ofreciendo servicios a un precio competitivo, el cartel reventará.

          Los cárteles siempre se rompen. Siempre hay miembros del cartel que hacen trampa. Hacer trampa en el mundo académico significa entregar un producto de alta calidad a un precio competitivo.

          No cabe duda de que Wal-Mart o UPS o cualquier otra corporación americana podría echar a andar tal programa. Si Wal-Mart no lo hace, entonces Toyota podría hacerlo. Las principales redes de televisión podrían hacerlo. Al menos una de las principales redes de televisión por cable podría hacerlo. Esto no es una ciencia complicada.

          Piense en las tres grandes redes de televisión. Sufren con la reducción de sus cuotas de mercado. Han perdido la gente joven. Las empresas de Cable les están quitando su almuerzo. Los ingresos por publicidad están disminuyendo. Nada se ha hecho en los últimos 20 años para reversar la constante disminución. Aquí tienen una forma en que puedan combinar sus habilidades de comunicación digital con sus puntos de venta para producir una revolución educativa. ¿Por qué no hacerlo?

          Las compañías petroleras podrían hacerlo. La industria del tabaco podría hacerlo. Proctor & Gamble podría hacerlo. Dow Chemical podría hacerlo. Dow ya está asociado estrechamente con el Instituto Northwood. Podría simplemente ampliar su actual alianza para financiar la creación de una universidad nacional.

          Hay veces que me cuestiono sobre la iniciativa empresarial de las empresas más grandes de América. Quieren contratar empleados luminosos a nivel de entrada. Se debe imitar el béisbol. El Béisbol ha creado un sistema de crianza de equipos. Reclutan jugadores para las ligas mayores a través de las ligas menores.

          Si las empresas estadounidenses estuviesen realmente interesadas en la contratación de mandos medios superiores del tanque de talentos en la educación el país, podrían hacerlo. Pueden utilizar Harvard, Princeton, Yale, Stanford, Chicago y las otras 30 universidades para que les proporcionen graduados supertalentosos. Pero nunca hay suficientes de estas personas por ahí. Tiene mucho más sentido contratar estudiantes brillantes de derecho recién salidos de la universidad, ponerlos a trabajar en posiciones de bajo nivel, y ver que tanto producen. Darles capacitación laboral. El objetivo es atraer a estudiantes competentes para la contratación inicial. Podría lograrse mediante la creación de una Universidad Nacional.

          La educación superior tiene que romper con los subsidios fiscales. Mientras los presupuestos del Estado se vuelven más estrechos, los legisladores van a estar buscando maneras de cortar gastos. Una cosa que obviamente recortaran será la educación superior. Va a suceder. La pregunta es: ¿ proporcionará el libre mercado una alternativa viable a las universidades siempre en rojo, que ahora absorben varios cientos de millones de dólares al año? Creo que la proporcionará.

          Otra persona que lo pensó fue el gurú gerencial Peter Drucker. Estaba convencido de que la educación superior sería completamente reestructurada como consecuencia de la revolución tecnológica que estaba teniendo lugar en el decenio de 1990.

          Esa revolución ha comenzado: la Universidad de Phoenix. El modelo ya existe. Es un modelo muy rentable se necesita sólo que una de las principales corporaciones de América entre en el campo a demostrar que el actual modelo financiado con impuestos, sin ánimo de lucro de educación superior es ineficiente. Este modelo pertenece al pasado. La tecnología, cuando va unida a la competencia de precios, siempre reemplaza modelos más antiguos, que no pueden igualar el bajo precio de los nuevos productos que son posibles gracias a las nuevas tecnologías y a la comercialización en masa.

          Los estudiantes inicialmente se resisten a ello. Quieren que sus padres a renuncien a la mitad de su portafolio de jubilación con el fin de enviarlos lejos por cuatro años de fiesta, y diferir por cuatro años el resolver de qué hacer cuando crezcan. Los administradores universitarios también se resisten a esto, porque quieren que los estudiantes se presenten al campus, y que los padres extiendan los cheques. Pero, en algún momento, va a convertirse en evidente para cientos de miles de padres que existe una mejor manera. Esa es la mejor forma de enseñanza a distancia. La tecnología existe. El modelo existe: la Universidad de Phoenix. Lo único que se necesita es la comercialización. El resto es sólo cuestión de crear la administración.

          Si una empresa americana no hace esto, entonces una empresa europea lo hará. O tal vez un japonés firme lo haga. No hay nada que requiera mantener la enseñanza dentro de unas fronteras geográficas. Cuando el producto es digital, no hay fronteras. Si una universidad acreditada en un país extranjero quiere crear una universidad internacional, puede hacerlo. Si los empresarios americanos son incapaces de ver el potencial, a continuación, alguna empresa extranjera va a entrar en el campo y lo captura. Lo único que necesita es un consorcio cooperativo entre la empresa y una universidad acreditada en el país. Hay docenas de universidades en las Islas Británicas que estarían felices de hacerlo. Oxford y Cambridge probablemente no, pero ¿cuántas personas educan estas dos instituciones?

 

CONCLUSIÓN

          El libre mercado está en mejores condiciones para ofrecer alta calidad de educación que el estado. El estado ha utilizado su poder para licenciar y acreditar colegios y universidades para conservar un cartel educativo. Ese acuerdo puede romperse, y se romperá. Es sólo cuestión de tiempo.

          Cualquier presidente de Universidad que no ve lo que va a suceder tiene que estar ciego. Es su trabajo, como un recaudador de fondos, para tener la certeza de que su universidad está preparada para la competencia del futuro. Es evidente que la competencia va a venir del sector privado en búsqueda de beneficios. El sector privado es quien va a entregar la mercancía. Va a vender los bienes más baratos, ofrecerá una gama más amplia de opciones, entregará el paquete en cualquier parte del mundo, y dejará que el estudiante se gradúe tan rápido como pueda pasar los exámenes.

          Por supuesto, estas escuelas no tienen equipos atléticos, ahorrando millones de dólares por año. Podrán ofrecer concursos de juegos de video para sus alumnos. Podrán crear una liga: AAND (Asociación Atlética Nacional Digital). Puedo ver ahora: Universidad Wal-Mart vs Universidad Target para la División I campeonato nacional. Luego a la Serie Mundial, donde Tata Motors es el favorito.

 

Suscriba su correo electrónico a la página del Dr. Gary North, Reality Check y en “Respuestas Específicas” usted encontrará solución a sus más importantes inquietudes sobre su patrimonio, educación de los hijos, seguridad social, diversas formas de invertir su dinero, seguimiento de estadísticas estatales, precio de las acciones de la bolsa, bonos del Tesoro, metales preciosos, materias primas, etc., etc., bien sea directamente a través del mismo Dr. North o de expertos bien calificados y cuidadosamente escogidos. Usted puede contribuir con su experiencia y conocimientos. Este es un foro de asistencia mutua para la comunidad.

Su página web es: www.garynorth.com

su corréo electrónico es: [email protected]

 

TRADUCIDO POR RODRIGO BETANCUR

 

About MisesColombia

Seguidor del gran Filósofo Libertario el Dr Hans-Hermann Hoppe
This entry was posted in Blog and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.